domingo, 23 de octubre de 2016

"Glacias"

Año 1945 .
Un despacho en un edificio alto desde donde se ve la ciudad por los grandes ventanales .
Tres hombres con unos martinis con su aceitunita, rodeados de humo .
Están hablando del nuevo producto que quieren sacar al mercado y de la estrategia para publicitarlo .
-¿Botes de plastico de distintos tamaños con cierre hermetico ? ¿Realmente crees que se venderan ?
- Seran una revolución, afirma el señor Tupper despues de dar una larga calada .
- Pero las mujeres compraran uno o dos y les duraran toda la vida 
El Señor Tupper entorna los ojos y sonrie divertido 
No, dice , haremos muchísimos para todos los alimentos que existen y en distintos tamaños , formas y colores , de tal manera que ninguna tapa sirva para ningún bote más que para el suyo y las haremos finas para que se resbalen por las paredes y ranuras de los muebles. asi que cuando las pierdan tendran que comprar el bote otra vez  y crearemos una publicidad tan brutal que una mujer crea que el bote de las croquetas no sirve para guardar lasaña y el de café, no tiene el tamaño adecuado para el azucar , les haremos creer que el plastico es lo más y ademas bonito y caro .
Los tres hombres sueltan una carcajada.

Los Chinos estaban muy, muy lejos 
Y no sospechaban que nos lo iban a poner tan, tan facil muchísimos años despues 
Y que iban a ser ellos los que más los iban a usar .



Reirse las ultimas.......
mola 





21 comentarios:

  1. Jajaja ¿recuerdas como eran las cocinas antes de existir estos colorines? parece que no siempre hayan existido.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay me acaba de venir un flashback de asistir a una reunión de tupperware con mi madre!
    Yo hace como un año que tengo unos cuantos de cristal para que mi J se los lleve al curro y el resto tengo muchos de tres tamaños distintos y así se almacenan muy fácil, porque antes la parte donde los almacenaba era una auténtico caos. Bueno, miento tengo uno tipo fiambrera del pequeño pony con cubiertos a juego y ese lo eligió Alma y por supuesto no hace juego con nada ni es fácil de almacenar, pero su sonrisa cada vez que vamos por ahí y sacó el tupper del pequeño pony con la merienda me lo compensa todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si , yo de tener ! con un pequeño pony!
      Jajaaaa

      Eliminar
  3. ¡Ay me acaba de venir un flashback de asistir a una reunión de tupperware con mi madre!
    Yo hace como un año que tengo unos cuantos de cristal para que mi J se los lleve al curro y el resto tengo muchos de tres tamaños distintos y así se almacenan muy fácil, porque antes la parte donde los almacenaba era una auténtico caos. Bueno, miento tengo uno tipo fiambrera del pequeño pony con cubiertos a juego y ese lo eligió Alma y por supuesto no hace juego con nada ni es fácil de almacenar, pero su sonrisa cada vez que vamos por ahí y sacó el tupper del pequeño pony con la merienda me lo compensa todo.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja. Pero hemos de reconocer que es un gran invento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé si a los señores tupperware les ha salido bien ni siquiera la primera jugada, porque mi madre aún sigue usando los tres que le regalaron en su boda (hace unos 50 años, si, ohyeah), y los siguientes que compró ya fue en el ikea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les salio de pena ! Es parte fundamental de cualquier herencia! Jajaaaa

      Eliminar
  6. Tengo los tuppper de la abuela de mi marido .....estos si que duran.

    ResponderEliminar
  7. A mi me desaparecen los medianos ¬¬
    Creo que el lavaplatos de la oficina es primo hermano del filtro secuestracalcetines de la lavadora...
    ¿Tú qué opinas? Se le da un aire.
    Besos de limón, mi querida Cristina :*

    ResponderEliminar
  8. En mi niñez yo también asistí a una reunión de tupperware con mi madre, y creo que desde ese mismo momento los odio.

    Recuerdo que mi madre compró un juego de tres cuencos de diferentes tamaños, y al más grande le puso de sobrenombre “orinal”. Ja, ja, ja, aquello para mí fue echarle más leña al fuego.

    Nunca he utilizado recipientes de plástico y soy incapaz de beber en un vaso de este material. Cuando iba de campamentos, era la única persona que comía con plato y vaso metálico.

    Así que el Sr. Tupper se equivoco conmigo.

    Que viva la fiambrera metálica.

    Z.A.L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI SEÑORA
      Yo tambien odio el plastico para beber , para comer ....en cambio me encanta para carteras y bolsos .
      El Sr.Tupper nos destrozó la vida

      Eliminar
  9. En mi niñez yo también asistí a una reunión de tupperware con mi madre, y creo que desde ese mismo momento los odio.

    Recuerdo que mi madre compró un juego de tres cuencos de diferentes tamaños, y al más grande le puso de sobrenombre “orinal”. Ja, ja, ja, aquello para mí fue echarle más leña al fuego.

    Nunca he utilizado recipientes de plástico y soy incapaz de beber en un vaso de este material. Cuando iba de campamentos, era la única persona que comía con plato y vaso metálico.

    Así que el Sr. Tupper se equivoco conmigo.

    Que viva la fiambrera metálica.

    Z.A.L.

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo montones de ellos. Siempre hay alguno que necesita llevárselo al trabajo, Universidad....

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo montones de ellos. Siempre hay alguno que necesita llevárselo al trabajo, Universidad....

    ResponderEliminar
  12. A pesar de los años siguen siendo prácticos, almacenan alimentos sin esparcir olores. Eso sí en 1945 no existían
    Besos desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2017/03/origen-de-la-fideua-con-la-receta.html

    ResponderEliminar